Un pinganillo para aprobar la 'españolidad'