Un oso de peluche filtra más de dos millones de conversaciones entre padres e hijos