Por qué arrancarte los pelos de la nariz puede matarte