Los 55 detenidos en Barcelona traficaban con cocaína, heroína, hachís y MDMA