Los cables del ordenador, el motivo de la caída de Manuela Carmena