Los miembros de La Manada acuden a los juzgados tras ser puestos en libertada