La niña que presuntamente mató a su madre en Banyoles se tiñó el pelo de negro después del crimen