Los ladridos de su mascota le pueden salir caros