De tomar el sol en la playa a encontrarse con cayucos de gente desesperada