La explosión de una pirotecnia clandestina en Pontevedra deja imágenes de guerra