6.500 euros por viajar bajo el salpicadero