El estramonio, un veneno mortal