La esquizofrenia no anuló la voluntad del presunto descuartizador de Majadahonda