Despedido tras superar un cáncer para el que le habían pronosticado 48 horas de vida