La demanda para eliminar tatuajes se dispara