A sus siete años, Daisy-May convierte la limitación en superación