Todo iba bien hasta que llegó la hora de soplar las velas