Tres hermanos vascos se están quedando ciegos por coroideremia