La cooperante de Médicos sin Fronteras recibe el alta