Más de 10.000 cabezas de ganado han muerto por la crecida del Ebro