De rechazado en España a becado en Princeton