Bañistas e inmigrantes, una imagen cada vez más común en las playas gaditanas