Los accidentes de coche son cada día más dramáticos y el 38% se producen en línea recta