El asesino de Fuenlabrada mató a su novia al creer que el hijo que esperaba no era suyo