El actor de Prision Break, pasión por España