El caso de acoso escolar a la joven que se suicidó en Madrid estaba bajo vigilancia