Wimbledon, el imperio del blanco