Un exmilitar británico con lesiones de guerra permanentes, desvalijado por su mujer