La difusión de miles de selfis con difuntos obliga a actuar a las funerarias