Santiago de Compostela recibe entre abrazos a los peregrinos