El imán de Ripoll adoctrinó durante un año a los terroristas que atentaron en Cataluña