El Rey no asistirá a la proclamación de Felipe VI para dar mayor protagonismo a su hijo