Para trabajar con menores se exige que no se hayan cometido delitos sexuales