El angustioso grito de socorro de un piloto al aeropuerto de Lisboa: "¡Venga! Necesitamos amerizar"