La sequía deja al descubierto el abandonado pueblo que escondía el embalse de Mansilla