Kate Moss prueba suerte como actriz