Interior asegura que los presos tienen una atención sanitaria "de más calidad y más rápida" que el resto de la población