Hoteles para muertos, el excéntrico y lucrativo negocio de los japoneses