Euforia tras una huelga histórica: las mujeres toman las calles