El juez culpa a los mossos de la acción por la que Esther Quintana pérdió un ojo