Emilio Sánchez Vicario, encerrado en un refugio en Naples por el paso de Irma