Cada año nacen en España más de 4.000 niños con cardiopatías congénitas