Casi la mitad de las personas con VIH aún no tiene acceso al tratamiento