El insólito señuelo que utilizó la Policía para capturar a un asesino en serie