En genética, nadie es perfecto