Un condenado en firme por pederastia vive frente a su víctima de once años