Un pueblo argentino prohíbe los concursos de belleza