California se hunde a un paso muy acelerado