La plaza del Ayuntamiento, abarrotada en una 'mascletà' con un final atronador