Cuando murió Asunta estaba "gravemente intoxicada" y era "incapaz de defenderse"